Razones por las que elegir un iPhone

Acabas de gastarte una fortuna en un teléfono móvil. La mayor parte de las personas lo usamos para hacer fotos, enviar mensajes, consultar las redes sociales, navegar por Internet, como GPS y para pasar los tiempos muertos con el juego de moda de turno. Todo eso se puede hacer, hasta cierto punto, con un móvil de 200 € ¿Por qué te has gastado entonces 800 € en un móvil?

Este es el eterno tema de debate entre defensores y detractores de la marca de la manzana. Es verdad que los productos de Apple suelen ser más caros que los de otras marcas, pero también es cierto que a cambio ofrecen más calidad, más prestaciones y un gran servicio postventa a quien esté dispuesto a pagar por ello. Con el paso del tiempo y la evolución de los modelos de terminales de alta gama de otras marcas como Samsung, esta diferencia en la calidad se ha ido reduciendo, y de ahí que algunos de sus terminales de alta gama a día de hoy ofrezcan una excelente calidad y tengan un precio igual e incluso superior a los de Apple.

Pero entonces…

¿Qué es lo que diferencia a Apple de los demás?

La respuesta es innovación y experiencia de uso. Apple suele ir siempre un paso por delante del resto, lanza al mercado los productos más punteros y quien quiere tener el mejor producto del momento no duda en que tiene que comprar el último iPhone, siempre y cuando pueda permitírselo. Otras marcas como Samsung y Microsoft tienen en su catálogo terminales muy buenos, algunos incluso excelentes, pero hay algo en lo que destaca Apple, y es en el software. Poca gente se fija en esto, y es esencial; cuando vamos a comprar un terminal, lo primero que nos entra por los ojos es su diseño, y si no nos gusta será complicado que lo compremos, aunque ese terminal, sea cual sea y de la marca que sea, tenga el mejor software del mundo. Pero los iPhone de Apple no sólo cuentan con el mejor software; el hardware es una auténtica obra de ingeniería; materiales cada vez más ligeros, delgados y resistentes; sus cámaras están dotadas de una lente de zafiro (no se ralla), los biseles están pulidos con láser, y un largo etcétera de detalles que rebosan calidad por todos lados.

Hardware y Software

Apple fabrica el hardware y diseña el software para que ambos se acoplen a la perfección ofreciendo la mejor experiencia de uso y un óptimo rendimiento con menos recursos que necesitan los terminales gobernados por Android; éstos últimos tienen que adaptarse a un número elevado de modelos de distintos fabricantes y eso, además de ser muy complicado, supone una fuente de errores, cuelgues, un mayor consumo de batería, ralentización y degradación del sistema con el tiempo, de consumir mayores recursos para ejecutar el software y, en definitiva, de una peor experiencia de uso. Las campañas de marketing de Samsung y otros fabricantes de móviles que funcionan con Android se centran sobre todo en el número de núcleos de sus procesadores y memoria RAM, es decir, venden potencia bruta, especificaciones sobre el papel. Este tipo de campañas nos pueden recordar a las mismas que promocionan cámaras fotográficas centrando el anuncio sólo en los megapíxeles, cuando esta característica debería ser precisamente la menos importante de todas, ya que los megapíxeles hacen referencia sólo al tamaño de la fotografía, no a su calidad.

Estos dispositivos demuestran que sobre el papel deberían más potentes que los de Apple, pero en la práctica no es así: la experiencia de uso lo demuestra. Un terminal que funciona con Android necesita más potencia de procesador y más memoria RAM que uno de Apple para obtener un rendimiento similar. ¿Cuál de los dos es entonces más eficiente? ¿Por qué entonces compramos un iPhone? O, ¿por qué un Samsung, o un Lumia, o un LG…? Cada uno tendrá sus motivos personales por los que adquiere un terminal de una marca determinada, y todos son respetables porque cada uno sabe lo que quiere, lo que necesita y lo que se puede permitir, y a día de hoy prácticamente cualquier terminal que compremos cubre con creces las necesidades de la mayoría de las personas, más aún cuando los modelos de alta gama de cualquier fabricante son excelentes terminales.

Usabilidad y Experiencia Usuario

Pero volviendo a la pregunta inicial de por qué un iPhone, normalmente la gente que se hace con uno suele ser porque quiere la mejor calidad tanto en el diseño del terminal como en prestaciones, a la vez que un sistema muy intuitivo y seguro, que permite hacer cualquier tarea en el menor tiempo posible, y unos servicios preventa y postventa excelentes por parte del personal de Apple. Pero como en todo, siempre habrá quien se compre un iPhone simplemente por llevar un iPhone, como el que compra una joya sólo por lucirla. Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su dinero, y todos los motivos son respetables. Al fin y al cabo, un teléfono de alta gama, sea de la marca que sea, es un artículo de lujo.